6/11/11

BtR / Maratón de Frankfurt 30.10.2011

0-5 La carrera empezó loca, había muchísima más gente de la previsible alrededor, nivelazo, y yo no pude ver el paso por el km1, por lo que me fié completamente del pulso, iba a 154 ppm, pues la sensación era de que iba muy lento. No era así, el primer 2000 salió a 3:33. En seguida bajé un puntito y me enganché con el ritmo previsto, 3:38, y comencé a contar los segundos que fluctuaba arriba y abajo de esa marca. Era la estrategia de carrera, llegar con un minuto sobre el 2:35 al km 30 y a partir de ahí intentar mantenerlo.

5-13 Los km caían y el pulso seguía estable en torno a 153. Iba ganando posiciones y dejando atrás a pequeños grupos, pero los tiempos se iban cada vez más arriba, dos o tres seguidos por encima del 3:40, tanto es así que daba ya el sub 2:35 por perdido, pues no había llegado al 10 y ya me iba por encima del tiempo medio necesario. Lo que yo no sabía, aunque lo sospechaba, era que estábamos subiendo una cuesta. Aún así me dije que tampoco iba a ser tan cagón y, entre que apreté un pelín y me puse a 155 ppm y que después de la cuesta venía la cuesta abajo, los siguientes tres miles me salieron a 3:36, por lo que di por finalizada la crisis y volví a mi rutina de 3:38.

13-25 A todo esto ya estaba prácticamente en el km 15 y uno de los mayores peligros, que se reprodujera la contractura y tuviera que abandonar, cada vez parecía más lejano. Notaba el dolor ahí, pero no crecía. A partir de 15 ya pensaba en la cuesta del km 26 que había comentado poli, mientras los kilómetros pasaban. Llevaba delante un par de chicos que iban un pelín más rápido que yo en la zona anterior, pero que al final íbamos al mismo ritmo así que los tenía a unos 50 metros por delante siempre como referencia y nos íbamos cobrando víctimas una a una. Ellos primero, después yo. Además poco a poco me volvía a acercar a ellos, eso me parecía una buenísima señal. En esa zona me comí un poco de viento que hacía, pues no tenía con quien cubrirme, pero no era intenso y los tiempos no se resintieron. Al paso por el 25 ya sabía que iba bien. El bajón que esperaba no llegaba y mi confianza subió varios puntos. Hasta entonces las sensaciones no eran buenas, no me notaba nada fresco y de moral iba bajillo, por lo que las dudas eran muchísimas. De hecho fue aproximadamente aquí cuando pensé que quizás sí que era posibe bajar de 2:35.

25-30 Me enfrenté a la cuesta del 26 y vi que no era tan fiera como la ponían. Yo creo que el recorrido lo han variado en algunos detalles que han hecho aparecer estas cuestas y desaparecer otras. En todo caso, salvo la subida al puente del río Meno, en el 25, todas las cuestas eran tendidas, por lo que el tiempo que se pierde en subirlas y bajarlas es mínimo. Lo malo es que como no lo sepas y levantes el pie en las bajadas al verte muy rápido y aprietes los dientes en las subidas para mantener el paso por km. Total, que una vez superado el escollo, me lanzo hacia el km 30. A su paso les dije a los de al lado que bienvenidos al muro y un inglés se desgüevó vivo, se ve en el vídeo. También se ve que casi siempre di la cara e iba en cabeza de los grupos que me iba encontrando.

30-35 Yo me estaba bien de patas, pero había dejado de beber en el km 10 porque notaba que el estómago no respondía y como que se acumulaba el agua en él. Gracias a Dios no hacía calor y pude acabar el maratón sin beber nada más. Pero cometí el error de, a pesar de sentir el estómago revuelto, tomarme el gel justo antes del km 30. Tenía miedo a desfallecer, una estupidez, porque no creo que estas cosas sean muy efectivas para los últimos km, pero en el 30 tienes la cabeza para pocos cálculos. Me sentó como un tiro y me hizo aflojar el ritmo, tanto es así que llegué a pensar que iba a potar. Un par de eructillos después ya estaba enfilando a la cuidad donde me esperaba mi MDR...

35-Meta Habíamos quedado en el 36 y el 38. Ambos puntos a escasos 50 metros del hotel. Pues se las ingenió para no verme ni en un sitio ni en el otro. Yo, pendiente de ella en el 38 se me fue el km a 3:53, el peor de toda la carrera. Ahí eché cuentas, mal echadas por cierto, y pensé que o apretaba o se me esfumaba el sub 2:35, así que apreté los dientes y me puse a 3:40-43 hasta la meta. De hecho el último km y 185 metros lo hice a 3:37, creo que es un dato muy significativo de que estaba para menos tiempo. En la meta solté toda la rabia acumulada de estos días por no poder estar en con mi madre, por las lesiones que parecía que me iban a joder la carrera y por todos los miedos a no conseguirlo. Pero lo conseguí.

¿Y ahora qué? Pues llegué mal del estómago a carrera, con dudas musculares y con la cabeza en otro sitio. Y además llegué con un objetivo por cumplir, por lo que me ceñí a él y no arriesgué en absoluto. Es decir, por hacer 2:35, si hubiera ido algo más justo, hubiera arriesgado, porque hacer el cuarto sub 2:40 me daba un poco igual, pero por hacer 2:32 no iba a arriesgarme a perder mi primer 2:35. Ahora ya puedo. Y espero llegar mejor de cuerpo a la carrera. De forma con llegar igual me conformo, la verdad. Así que mi siguiente intento será mejorar esta marca. Como me gustan los números redondos, y como Berlín lo hice a 3:44.65 el mil y Frankfurt a 3:39.79, en el próximo maratón intentaré ir a 3:35 todos los km que pueda y si es hasta meta, mejor.

4 comentarios:

Quique dijo...

Y yo sin enterarme que hay blog de los foreros por el mundo, que torpe!!!

Enhorabuena por esa marcaza en Frankfurt, sin duda alguna eso es volar!

Un saludo
Quique

Mandie dijo...

Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Mandie Hayes
mandie.hayes10@gmail.com

poliloco dijo...

¿Eh?

poliloco dijo...

¿Eres un blas?